Producción Musical

PRESENTACIÓN

Con frecuencia mis amigos me preguntan cuántas canciones he compuesto y grabado a lo largo de mi vida. Recientemente hice un recuento y para mi sorpresa pasan ya de las cincuenta, sin incluir los temas que compuse antes de los 16 años para cantar en las fiestas juveniles con mi hermana gemela, sus amigas y los miembros del conjunto musical que organicé en la Colonia del Valle, allá en los años 50s.

La primera canción formal la compuse el año de 1957 en Boston durante el invierno (Nostalgia invernal) y las dos siguientes las escribí en la Embajada mexicana de El Cairo, Egipto, a principios de 1960 (Nostalgia en el Nilo y Aquí estoy mi alma). De estas tres sólo me decidí a grabar la última en el disco cuya producción me obsequió mi amigo Emilio Azcárraga en 1977, que llevó por título “Todo tiene su ida y vuelta, Canciones para mis amigos”, con doce de las canciones que había compuesto hasta entonces. Los arreglos musicales corrieron a cargo de Luis González Pérez y los de las rancheras de Rigoberto Alfaro.

Años más tarde me decidí a continuar grabando, ya por mi cuenta, los temas que compuse después de 1977. Veintiuno de ellos tienen letra y música mías y son los que se incluyen en el CD 1 de este álbum. De otras diecisiete canciones la letra es mía, pero lo música es de Arturo Castro o de su hermano Javier, y son las que aparecen en el CD 2, con el toque característico de los arreglos de Arturo.

El CD 3 contiene las diecisiete canciones rancheras que he compuesto, todas con letra y música mías. Los arreglos son de Rigoberto Alfaro (en la grabación de 1977) y de Arturo Castro en los demás temas del disco.

Años después mi querida amiga Teté Cuevas me convenció de grabar con ella un nuevo CD que incluyera alguna de las canciones contenidas en los primeros cuatro discos de la colección que intitulé “Para mis amigos”, con el sabor tan especial que ella imprimía a todos sus acompañamientos de piano. Teté me sugirió incluir también en este quinto disco temas de otros compositores como Agustín Lara, Gonzalo Curiel, Luis Casas Romero (cubano) y Mario Clavel (argentino), en los cuales me acompañaron también el trío “Los Caminantes” y el Maestro Zeferino Nandayapa y su marimba.

Tiempo después Arturo Castro me propuso grabar de nueva cuenta algunas de mis canciones contenidas en el disco de 1977 como otras compuestas posteriormente, ahora con arreglos musicales suyos. Las nuevas versiones, bajo la dirección musical de Teté Cuevas o de Arturo Castro, se incluyen en el CD 4 de este álbum.

Finalmente, el CD 5 contiene temas de otros autores que fueron interpretados por mí en alguno de los nueve discos anteriores o grabados en vivo durante las veladas musicales en la Fundación Miguel Alemán, sin ensayos previos y a invitación de los artistas que se presentaron en dichos eventos.

En algunas de las grabaciones que contiene este álbum me hicieron el favor de cantar conmigo La Prieta Linda (No pos sí), Paula Rossi (Prohibido llorar y Tú te entregaste a mí), Tania Libertad (Tenme un poco de paciencia). También Talina Fernández amablemente aceptó mi invitación para hacer la segunda voz en dos temas inolvidables de la trova cubana y yucateca (Morena mía y Tú como yo), con el acompañamiento del grupo “Los Juglares”. Por mi parte interpreté la segunda voz con “Los Juglares” en “Rayito de Sol”, a la manera en que me enseñó a hacerlo el gran músico yucateco Juárez H. García, compañero de Guty Cárdenas.

Durante otra velada en la Fundación Miguel Alemán me invito a hacerle segunda Fernando del Castillo (Las ciudades), acompañado del dúo “Los Macorinos”, integrado por Arturo Allende y Miguel Peña.

La única canción cuya letra escribí a solicitud de un amigo fue “Aprende a ser mujer”, y la que me costó más trabajo pergeñar fue “Sin contrariar a nadie”, en la cual todos los versos se inician con una referencia al número cinco, sin repetir en ellos ninguna frase. La más reciente lleva por título “Será en Venecia” y fue grabada en 2017, a sesenta años de la primero que escribí en 1957.

Confío en que los amigos que lleguen a escuchar los temas contenidos en el presente álbum sabrán disculpar el exceso cometido con esta grabación. Ello demostraría sin duda la veracidad del dicho “A los amigos se les conoce en la cárcel y en el lecho de enfermo”, y yo agregaría también se les conoce cuando aceptan escuchar las canciones compuestas por un romántico amigo suyo, como es el caso.

CD1 MISCELÁNEA ROMÁNTICA CD2 MISCELÁNEA ROMÁNTICA II CD3 RANCHERAS

CD4 NUEVAS VERSIONES CD5 DE OTROS COMPOSITORES

Primer disco grabado por Alejandro Carrillo Castro: “Todo tiene su ida y vuelta”. Presentado por el escritor Eduardo Luis Feher.

 

Dé clic sobre la portada del disco para escuchar las canciones

De músico, poeta y loco… todos tenemos un poco, como dice el refrán, o como decían los griegos, el hombre es una privilegiada mezcla de pensar, querer y sentir. El “trípode vital” que postulara Aristóteles y a cuyo equilibrio han tendido varias escuelas del pensamiento a partir de ese momento.

La música jugaba desde entonces un papel importante dentro de la búsqueda de ese necesario equilibrio “Nadie que desconozca las bases de la geometría y de la música puede traspasar esa puerta” decía el frontispicio de la Academia, en la Antigua Grecia.

Posteriormente, el hombre del renacimiento se significó también por su intención de desarrollar todas las potencialidades humanas sin que ello fuese considerado “una locura”. Es sólo una lamentable costumbre de nuestra época, la superespecialización, la que hace creer que no es posible o conveniente explorar diversos campos de la creatividad humana como medio para lograr un desarrollo más armonioso del ser humano.

Pero toda regla tiene sus excepciones y desde que lo conocimos –como estudiantes en la Preparatoria Nacional No. 1 en el inolvidable San Ildefonso– Alejandro solía combinar la seriedad en los estudios (la lógica, el pensar) con la actividad político-estudiantil (la ética, el querer) y la música, el teatro y el amor (la estética, el sentir) como nos gustaba proponer filosóficamente a lo largo de nuestros estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Y así, para desconcierto, desesperación y a veces envidia de alguno de nosotros, el estudiante que solía exentar exámenes por buenas calificaciones, se las agenciaba también para dirigir la orquesta de su club en la Colonia del Valle, así como participar en las elecciones y mítines estudiantiles de la Preparatoria. También se daba tiempo para escribir y actuar en obras de teatro y para enamorarse… enamorarse de las ideas, de los ideales, de su México y desde luego del amor.

Con Marcelo Aragón formaba un buen dueto que muchos requeríamos para llevar serenata a nuestras novias de la Prepa, sin tener que gastar los pocos centavos que entonces recibíamos como “semana” y fue precisamente el “Güero Aragón “, quien memorizó y apuntó las primeras canciones que, unas veces para una fiesta, otras para una muchacha o para unos amigos, escribiera Alejandro desde la época de la Secundaria, la Prepa y posteriormente, la Facultad de Derecho.

El Güero recomendaba a Alejandro que las registrara o que él las registraría como suyas, o que de perdida las grabase en un disco. Sólo una llegó al acetato, acompañada al piano nada menos que por Armando Manzanero y en la voz de uno de nuestros amigos de entonces. Ese disco se perdió y ni Alejandro conserva una copia. Muchas veces dos de los más queridos “hermanos” de Alejandro. Connie Vázquez -hoy de Orive- y el finado Víctor Monjarás -VIC- que solía cantárselas a sus novias diciendo que él se las había compuesto, le pedían en las fiestas y en las reuniones de amigos que las cantara y fueron ellos los que finalmente lo convencieron de registrarlas y grabarlas.

La selección que recoge este disco es del propio Alejandro y constituye un verdadero recorrido por distintas épocas y estilos musicales. No se trata de un “ciclo” o de un conjunto homogéneo o de igual calidad musical. Es un muestrario de las composiciones que a lo largo de veinte años, ha escrito Alejandro y que son conocidas por sus amigos íntimos y cantadas por muchos de ellos también. Así, una de ellas “Aquí estoy mi alma”, ranchera un poco en broma, al estilo de Chava Flores, habla de las peripecias del viaje de Alejandro a Europa y África, en 1959, cuando acompañó a sus padres que eran entonces Embajadores en Egipto. Fue compuesta con la intención de llevársela a su novia, en un “gallo y con mariachis”, al momento de regresar a México.

Poco tiempo después vino el primer desengaño amoroso, a los veinte años, y como entonces estaba de moda el bolero romántico al estilo de Armando Manzanero, de éste tomó Alejandro la forma y el estilo para “Lleno de ti”, que nos habla de la intención de no olvidar jamás lo que en un determinado momento nos parece “el amor de la vida”.

Después vino la época de su muy estrecha amistad con uno de los grandes de la trova yucateca antigua: el inolvidable Juárez H. García, que fuera compañero de grabaciones de Guty Cárdenas en Nueva York y creador del “Bajo Yuca”. En homenaje y recuerdo a este gran músico y amigo, Alejandro escribió en el tradicional estilo yucateco de los 30, que mucho contenía de influencia cubana y colombiana, “Martirio de amor”, “Tú te entregaste a mí”, y, posteriormente, “Boda en el Parque”, la primera para Talina, su esposa, compañera y a la que ha dedicado desde que se conocieron, todas sus canciones.

En una sola semana, desde Nueva York –en donde cumplía con un compromiso de trabajo– la llamó por teléfono en cuatro ocasiones para regalarle en cada una, una nueva canción; así nacieron “Tenme un poco de paciencia” -que popularizara Lola Beltrán-, “Solo”, “Miedo” y, en el sabroso estilo que recuerda a la época de Elvis Presley y Pat Boone: “I’m feeling sad and lonely”.

“Es hora de cerrar los ojos” es un poema al cual le pidieron a Alejandro transformara en canción, y “Al fin te encontré” constituye un homenaje a la música latinoamericana a la que es tan aficionado desde su viaje de estudios al Cono Sur, allá por 1967. Originalmente fue escrita como zamba argentina, luego se cantó como vals peruano -en homenaje a Chabuca Granda- para acabar finalmente en “pasillo ecuatoriano” al regreso de un viaje, que hiciera a Quito, con Talina.

La primera canción del disco, “Todo tiene su ida y vuelta” es una ranchera dialéctica —como le gusta decir al propio Alejandro— y se refiere a la transitoriedad de todas las situaciones extremas o absolutas, en la vida: la tristeza y la alegría, el amor y el rencor, el triunfo y el fracaso, que siempre están -como en el símbolo clásico oriental del Ying y el Yang- interpenetrándose a o influyéndose recíprocamente.

La presente compilación de sus canciones fue hecha por Alejandro para sus amigos. Ellos fueron quienes se la solicitaron y quienes lograron que las grabara finalmente. Las composiciones aquí recogidas tienen como inspiración básica el amor, el amor a la vida, a la mujer y desde luego a quien la ha llegado a encarnar desde hace varios años para Alejandro: Talina su bella esposa, amiga y cómplice en la vida. Y son un testimonio de la vocación humanista de Alejandro para quien -como a Terencio- “nada humano parece resultarle ajeno”.

 


Eduardo Luis Feher

 


 

Presentación de la colección “Para mis amigos” de cuatro volúmenes de las canciones de Alejandro Carrillo Castro por la escritora Ángeles Mastreta.

Dé clic sobre las portadas para escuchar su contenido

 

   

“Tiene Alejandro Carrillo el privilegio y la desgracia de pertenecer al grupo de seres humanos que deben ir por la vida lidiando con una personalidad a la que le caben varias. Su caso es aún más grave que otros porque los modos de vida que demandan sus personalidades no tiene nada que ver el uno con el otro.

No parece muy difícil dedicarse a político cuando por la cabeza y las emociones sólo pasa la política. Construir el poder y manejarlo como única vocación puede resultar incluso fascinante para algunas personas. Crear y decir música está universalmente aceptado como un gozo envidiable. Pero combinar las dos cosas parecería imposible.

Aparentemente no hay seres más conformes con su quehacer y más orgullosos de poseerlo que los políticos. Hasta observándolos de lejos uno casi tendría que compartir con ellos la certidumbre de que nada en el mundo es más importante que el puesto que los ocupa, aunque imaginados como los protagonistas de una película muda provoquen tanta risa.

La política. La inefable política. La política que todo lo colma, todo lo satisface, todo lo exige, hasta la sujeción y el disimulo de pasiones tan insignificantes como el amor o la fantasía. ¡Qué extravagancia! Solamente cuando Alejandro Carrillo saca de la cajuela una guitarra y se pone a cantar, puede uno creerlo.

¿Cómo es posible que un político tenga el valor de contar la desmesura, el miedo, la soledad, la tímida intuición de los que aman?

Cualquiera sabe que un buen político más que enamorarse se casa, más que acariciar cohabita, más que pedir paciencia tiene prisa, más que delirar tiene acuerdos, más que presentir impone certidumbres, más que ir olvidando cosas las archiva en el ordenado organigrama de sus rencores.

Porque los políticos deben ser fuertes, herméticos, prudentes, discretos, en cambio los músicos tienen que atreverse a ser temerosos, impúdicos, delirantes, inseguros, vulnerables, abandonados. Por eso es una insensatez del tamaño de la luna ser político y meterse a cancionero.

Esa precisa locura, ese cotidiano desvarío, lo comete Alejandro Carrillo para bien de sus amigos y supongo que para redimirse de su extraña condición de político, pero además porque de todos modos no le queda otro remedio.”

 


Ángeles Mastreta.


 

Producción Musical descargas

Dé clic sobre las portadas para escuchar su contenido

 

Para mis amigos Vol.I Para mis amigos Vol.II y III Para mis amigos Vol.IV Para mis amigos Vol. V

Otras colecciones

Rancheras para mis amigos Vol. VI Románticas para mis amigos Vol. VII Prohibido llorar
Prohibido llorar
Francia
Francia
       
         

 

Popurrí para mis amigos. Vol. VIII

portada_popurri

POPURRÍ PARA MIS AMIGOS

Dé clic sobre la portada para escuchar su contenido

El Diccionario de la Lengua Castellana define “popurrí” como “una mescolanza de cosas diversas, un cajón de sastre”. En este disco intitulado “Popurrí para mis amigos”, Alejandro Carrillo Castro mezcla 22 canciones suyas con estilos diferentes y contrastados, como lo son el Bolero, la Balada, la Zamba argentina, el Vals peruano, el Pasillo ecuatoriano, la Trova yucateca, la Bachata dominicana, el Danzonete cubano, el Tango, la Balada-Swing, y la Ranchera en sus diversas variantes. Constituye una muestra de su interés por explorar los distintos estilos y ritmos que pueden utilizarse para “vestir” musicalmente una canción. La mayoría de estos temas están contenidos en los cinco volúmenes intitulados “Canciones para mis amigos”, por lo que se trata básicamente de una nueva forma de agruparlos para destacar más su variedad y contraste. En los temas 14 y 17 el autor de la música es el gran compositor Arturo Castro, quien hizo también los arreglos de catorce de las canciones incluidas en este disco. En los temas 1, 12 y 21 los arreglos fueron hechos por Luis González Pérez, y los de los temas 3, 5 y 22 los hizo Rigoberto Alfaro. Los temas 6 y 8 corrieron a cargo de la añorada pianista Teté Cuevas.


 
 

Los tiempos del amor Vol. IX.

portada_popurri

LOS TIEMPOS DEL AMOR

Dé clic sobre la portada para escuchar su contenido

Muchos piensan que la vida es como una Rueda de la Fortuna en la que nos subimos a un carrito que va primero en un ascenso feliz y lleno de expectativas hasta que llega a la cúspide, momento a partir del cual inicia un descenso para llegar finalmente al punto de partida original.

En el amor suele ocurrir algo parecido. El inicio se presenta con gran ilusión y expectativas. Durante la fase de apogeo todo es luz, felicidad y alegría; sin embargo, casi inevitablemente, el ciclo suele culminar con el ocaso de la relación amorosa. Pero como dice el refrán: “todo tiene su ida y vuelta” , y por ello, el fin de un ciclo puede traer consigo un nuevo inicio, con su renovada dosis de ilusión, optimismo y alegría.

En este disco, Alejandro Carrillo ha seleccionado veinte de sus canciones que se refieren a los distintos tiempos del amor, según los ha vivido a lo largo de su existencia. Se incluye “Todo tiene su ida y vuelta”, a manera de Prólogo, al cual siguen tres grupos de seis canciones representativas de cada uno de los tiempos del ciclo amoroso: el inicio, el apogeo y el ocaso.

Como ya se señaló, con algo de suerte, después del ocaso suele presentarse un nuevo inicio, lo cual se expresa en la última canción titulada “Voy a empezar de nuevo”.


 
 

Versiones de otros intérpretes

Tenme un poco de paciencia con Lola Beltrán.


 

Presentación de Alejandro Carrillo como intérprete de la trova yucateca en el programa de radio “Guitarras troveras” de Yucatán. Octubre de 2011.

 


 

CANCIONERO

“Cancionero para mis amigos”
Elaborado en 1968, al regreso de su viaje a Argentina.
Con ilustraciones de Víctor Monjarás (Vic). Publicado el 16 de mayo
de 2013.

Clic sobre la portada para ver contenido